25.12.11

¿Ya es Navidad?

Un poco más y no me entero hasta Año Nuevo, :-).

Yo, para hacer el contrapunto, estoy bastante así



si bien me lo procuro tomar con el mejor humor posible.

Felicérrimos días.

13.12.11

Simple


Mira que la he visto veces, y la he oído más. Y, sin embargo, sólo ahora veo lo esencial.

"Woman NEEDS man and man WANT have his maid"

Pero, aún así, algunas veces se produce el milagro.

6.12.11

Así

De la alegría de las flores blancas
que brillan con el sol de mediodía
me quiero deslumbrar hasta cegarme
y así no ver mis huellas,
ya que, de todas formas,
no sé hacia donde dar ya ningún paso.
Como las campanillas hoffmanianas,
que anuncian magia oscura o clara
según la audiencia del relato,
quiero sonar,
sin ambición pero sin pausa,
presente, pero no cargante.
Como la suavidad de los recuerdos gratos.

16.9.11

John Ford, Napoleón y Ali Jinnah




Tres hombres para una sola noche (no pienses mal). Y aparte de que no me hubiera importado invertir más tiempo con cualquiera de ellos para conocerlos, lo curioso del caso es que de verdad son clavaditos a estos tres individuos. Empezaré por el que era más objetivamente guapo: mi Ali Jinnah era alto, delgado como un junco, pelo negro, piel blanca, ojos azules, no muy guapo pero sí sereno. No, sereno no, hierático, fascinante como una estatua egipcia, y con la misma falta de emoción. Muy correcto, muy educado, gracioso en el momento justo, pero frío como el basalto. En cuanto a Napoleón, qué decir del hombre que sólo pudo morir envenenado... La misma intensidad y pasión, con cierto toque de crueldad, para lograr lo que él cree que deben ser sus objetivos, además de la misma altura, fisonomía y complejo de inferioridad injustificado. Y el tercero, John Ford, el hombre que mira desde lejos, pero con calidez, con esa cachaza propia de quienes han visto demasiado en esta vida, pero aún así sienten curiosidad por lo que vendrá después, unido a una bonita voz de barítono, un cráneo casi picassiano y una foto de perfil en la que no me sorprende nada encontrar un sombrero vaquero sobre su cabeza.

John Ford, Napoleón y Ali Jinnah, la historia se repite a todos los niveles, por suerte este era uno de los más inofensivos.

12.6.11

DJ Campana

Entrecortadas, repetidas y prolongadas con saturación, las campanadas resuenan desde la torre como si un duende quisiera instruir a las abuelas en el noble arte del remix. Sin embargo, ellas ignoran olímpicamente la anomalía y entran a la capilla por la puerta trasera. Aunque es lógico: la mitad de ellas van mirándole el culo al cura nuevo.

27.5.11

Blonde runner

La bancaria precaria corre bajo el sol de mayo, apenas dos horas después de haber salido de trabajar. Fibrosa, rubia, no muy alta, sí muy guapa, ignora sin afectacion a todo aquel que la mira en esa ciudad demasiado pequeña, a esas horas propias de recados y cafés, y sigue, esquivando zanjas, abuelas con carrito y furgonetas de reparto.

15.5.11

Grrrrrrr...

Sólo hay algo peor que un hijo de puta con demasiado tiempo libre.

Un hijo de puta zafio, necio y repelente que encima (no sé de qué me extraño)
tiene complejo de superioridad y una madre peor que la de Psicosis.

Y con demasiado tiempo libre (ambos).

(¿escupirle sería delito, peligroso o simplemente una pérdida de tiempo?)

3.5.11

Stopped

La típica cena conmemorativa de tu curso. Y vas. Y ves qué poco cambia en realidad la gente (salvo algunos casos). Y haces lo que te habías prometido que no harías, lo que nunca haces ni por todo el oro del mundo en situaciones mucho más graves que esta: mientes. Miserablemente. Impecablemente. Con sorprendente fluidez. Y lo más gordo es que te creen. Y lo peor de todo es que no mientes para ocultar nada vergonzoso, sino porque sabes que no entenderían. Que lo que para ti son los momentos más hermosos que has vivido durante todo este tiempo, para ellos serían excéntricos, imposibles de entender. Porque ves que el 90% de ellos se han quedado parados en el mismo sitio, son exactamente lo que pensabas que serían. Y ello no te hace mejor a ti ni peores a ellos, tal vez sus vidas sean incluso mejores, pero al menos la tuya ha tenido tantos y tan hermosos colores que sólo con cerrar los ojos puedes volver a verlos y anhelar otros nuevos. Porque sigues necesitando más, y esa necesidad, esa ansia, es la que distingue a los vivos de los muertos.

23.3.11

Tristes

Tristes guerras
si no es aun siendo amor la empresa.
Tristes, tristes.

Tristes armas
si no son aun siendo las palabras.
Tristes, tristes.

Tristes hombres
si no mueren aun muriendo de amores.
Tristes, tristes.

6.3.11

Palabradediosamén

Es tan fácil hacer caso sólo a una voz... A la tuya propia (que para eso eres tú) a la del tertuliano de turno, a tu novi@, a tus padres, a Darth Vader. Es tan sencillo, tan cómodo decir "Lo hice porque Fulanito me lo aconsejó", tan infantil. Actuar de forma verdaderamente racional, responsable, requiere tiempo, esfuerzo y alguna que otra hostia existencial, para que finalmente podamos aprender a escuchar y a escucharnos, a poner freno a los demás y a nosotros mismos, a hacer las cosas BIEN, o al menos todo lo bien que permitan las circunstancias.

O como decía un buen amigo, "Los dogmas pa' los curas, que pa' eso cobran."

17.2.11

Aforismo

Por hablar claro aún no se ha muerto nadie.

Por callarse sí.

Make an effort

Soy especialista en dejar languidecer las cosas. Como cuando un helado se deshace abandonado en la cocina. Como la pitufización de los colores en papel al sol, como la pesadez de cuerpo por la fiebre. La pátina de la desgana, de la que sólo me libero en mi vida laboral, satina todo lo que toco con un velo turbio que de vez en cuando estalla por acumulación, pero luego vuelve al sitio que le corresponde. No digo que esté bien, no digo que sea sano, tal vez me faltan neurotransmisores, tal vez soy un poquito gilipollas, pero esa es la verdad. Y sólo cuando algo me apasiona verdaderamente logro atravesarla, hago un esfuerzo y pongo (perdón por la inmodestia) mis numerosos dones al servicio del propósito a lograr. Pero luego decaigo, me relajo (a lo mejor también por miedo) y otra vez vuelta a empezar.

6.2.11

Run

Al ver a la controladora hacerle la foto al coche para ponerle la multa, echó a correr sin importarle los tacones, la pendiente ni la lluvia. Esta vez sí que no, que me quiero comprar el libro de Calvino. Y así, pensando en la cultura, la economía y otros altos ideales, se resbaló, cayendo en menos de un segundo, todo lo larga que era, crac, y la sangre empezó a manar de la parte posterior de su cabeza, como un halo. La controladora ni siquiera la vio, guardó la cámara, tomó los datos, puso la multa y siguió con su ruta, calle abajo.

29.1.11

Just watches

Entro a una relojería musulmana a por una pila para el reloj. Y mientras espero a que me atiendan (hay delante dos quinceañeras en busca de un reloj para el novio de una de ellas) veo en el mostrador más de una veintena de relojes de pulsera de doble esfera, con infinitas horas distintas. Al principio no comprendo muy bien para qué son, entendería dos o tres de distintos modelos, pero no tantos. Y entonces caigo: para llamar a mamá, a papá, a mis hijos, a mi amante, al notario... allá en Pakistán, en Arabia o en Brunei. Y se me mezclan la ternura, la solidaridad y la incomprensión, porque... si no eres capaz ni de hacer el esfuerzo de restar o sumar para saber a qué hora puedes llamar, ¿hasta que punto le/s echas de menos? ¿O es que las agujas en la posición de "allí" te pueden devolver lo que tanto echas de menos?

Me quedé con las ganas de comprarme uno.

26.1.11

Northern exposure

Me estoy planteando muy seriamente abandonar este blog. En parte porque, paradójicamente, ahora que estoy en paro estoy más cansada que nunca, como si el agotamiento acumulado el curso anterior, sobre todo el mental, saliera ahora (y es que fue una victoria pírrica). Veo ideas en los demás, por todas partes, y digo "eso lo pensé el otro día, pero me pareció poco interesante, y sin embargo..." .. Tengo una sensación constante de no aportar nada de valor, y no es tristeza, es apatía lo que siento, una profunda indiferencia hacia casi todo, como ver las cosas tras un muro de cristal. Por otro lado, ya demasiada gente sabe quién hay detrás de esto, y aunque no hay nada del otro mundo en él (seamos honestos, nadie postea sobre algo que realmente teme que se sepa) sí ha perdido su propósito original: desahogo sin condicionantes, como decía Iván que decía Pacino sobre ver al violinista en lugar de oír cómo suena el violín. O algo parecido. O simplemente quiero cambiar de escenario. No sé. Pero no os extrañéis si esto desaparece. O si mañana escribo un post sobre la avispa de la Patagonia, ya me conocéis....

Un beso.

12.1.11

Hoy el post es de...

juanjoseaparicio.wordpress.com

Madres justicia

Siempre me han conmovido las madres de la plaza de Mayo, dando vueltas semana tras semana, año tras año, enarbolando las fotografías de sus hijos desaparecidos. Al igual que a mí, han emocionado también a cientos de millones de personas en todo el mundo que han seguido su lucha incansable por conocer la verdad, hacer justicia y destapar las crueles torturas realizadas por una dictadura brutal.

En España no tienen que desmerecer en su lucha las asociaciones de víctimas de la banda criminal ETA, y sus caras más visibles, las mujeres madres y viudas que son la palabra directa y descarnada que te hace temblar el corazón. Aún amenazadas, llevando escolta a sus espaldas, estas mujeres son la referencia y el ejemplo; las que son capaces de dejar mudo a cualquier gobierno trapichero, oportunista y delegado a las encuestas; a cualquier politólogo o a tantos expertos internacionales en solución de “conflictos” que no han solucionado ninguno. Nos hacen recordar a nuestras más débiles memorias en qué consiste la justicia, cuál fue el dolor y la indignación que sufrieron ellas y todos compartimos, cuál es la única salida viable y justa a décadas de terror.

A ellas busco cuando parecen producirse cambios. Ellas atesoran el pasado que hará realidad un futuro más justo. Un pasado al que al resto nos cuesta retrotraernos, porque no llevamos el dolor tatuado y no queremos recordar, porque relajamos nuestros mecanismos de defensa rápidamente y queremos creer en cualquier solución, como ilusos.

Otras madres, y viudas, y esposas cubanas también se han puesto el pañuelo en la cabeza. También ellas lucharán hasta la extenuación por sacar de la cárcel a sus esposos e hijos. Y no olvidarán el régimen que las hizo sufrir cuando a los barbudos ya no les queden dos afeitados. Y reclamarán justicia.

9.1.11

Golden mummies

El pelo rubio platino de cuatro centímetros de volumen (parece algodón de azúcar) que sólo llega hasta la mitad de la cabeza, la piel de lagarto con manchas marrones, las uñas de velociraptor, las gafas más ostentosas del stand, la ropa más impoluta, el perfume más caro, la cintura más estrecha. Las clones octogenarias de Cracken Lomanda, a su vez clones entre sí, se sientan con lo que ellas creen que es majestuosidad en la sala de espera de la clínica mientras comentan en voz lo suficientemente audible, asegurándose primero de que todos la oigamos, la tragedia del día: ha cerrado la tienda de Burberry de Benimaclet. Y que quede bien claro que ellas iban mucho, que la ropa era cara y que, claro, esa tienda no era para todo el mundo. Y que de todas formas, gracias a Dios, tienen un buen fondo de armario que les permitirá sobrevivir a la hecatombe. Entra entonces una mujer pequeña, con gafas de hace siete años, el pelo corto y débil, ropa corriente, la piel sin vida, respirando con dificultad. Busca la consulta del Dr. Pepito. Las clones la escanean de arriba a abajo, sin piedad, y no se dignan contestarle. El resto nos apresuramos a responderle que sí, y a cederle el asiento. La señora está tan débil que ni siquiera atina a sentarse a la primera. Menos mal que es Navidad.

3.1.11

¡Spam culto!

Al revisar el email me encuentro con lo nunca visto: ¡SPAM CULTO!, y encima no cualquier chorrada sobre Punset o similares (por cierto, su revista de divulgación es una puta mierda), sino Shakespeare.