9.1.11

Golden mummies

El pelo rubio platino de cuatro centímetros de volumen (parece algodón de azúcar) que sólo llega hasta la mitad de la cabeza, la piel de lagarto con manchas marrones, las uñas de velociraptor, las gafas más ostentosas del stand, la ropa más impoluta, el perfume más caro, la cintura más estrecha. Las clones octogenarias de Cracken Lomanda, a su vez clones entre sí, se sientan con lo que ellas creen que es majestuosidad en la sala de espera de la clínica mientras comentan en voz lo suficientemente audible, asegurándose primero de que todos la oigamos, la tragedia del día: ha cerrado la tienda de Burberry de Benimaclet. Y que quede bien claro que ellas iban mucho, que la ropa era cara y que, claro, esa tienda no era para todo el mundo. Y que de todas formas, gracias a Dios, tienen un buen fondo de armario que les permitirá sobrevivir a la hecatombe. Entra entonces una mujer pequeña, con gafas de hace siete años, el pelo corto y débil, ropa corriente, la piel sin vida, respirando con dificultad. Busca la consulta del Dr. Pepito. Las clones la escanean de arriba a abajo, sin piedad, y no se dignan contestarle. El resto nos apresuramos a responderle que sí, y a cederle el asiento. La señora está tan débil que ni siquiera atina a sentarse a la primera. Menos mal que es Navidad.

4 comentarios:

juanjoseaparicio dijo...

Otra auténtica tragedia el cierre de esa tienda. Como les cierren también la clínica de desintoxicación y la clínica de cirugía estética se ahorcan con la comba de sus hijas (antaño, hoy se tragarían el instrumento del Guitar Hero).
Buena descripción.

Awake at last dijo...

Gracias, :-D

adelaida dijo...

"Momias doradas". Post Épico. Me ha conmovido de sobremanera, awake.

Awake at last dijo...

¡Gracias! :-D