28.2.10

Otro mantra



Ara que tinc vint anys,
ara que encara tinc força,
que no tinc l'ànima morta,
i em sento bullir la sang.

Ara que em sento capaç
de cantar si un altre canta.
Avui que encara tinc veu
i encara puc creure en déus (Déu)...

Vull cantar a les pedres, la terra, l'aigua,
al blat i al camí, que vaig trepitjant.
A la nit, al cel, a aquest mar tan nostre,
i al vent que al matí ve a besar-me el rostre.

Vull alçar la veu, per una tempesta,
per un raig de sol,
o pel rossinyol
que ha de cantar al vespre.

Ara que tinc vint anys,
ara que encara tinc força,
que no tinc l'ànima morta,
i em sento bullir la sang.

Ara que tinc vint anys,
avui que el cor se m'embala,
per un moment d'estimar,
o en veure un infant plorar...

Vull cantar a l'amor. Al primer. Al darrer.
Al que et fa patir. Al que vius un dia.
Vull plorar amb aquells que es troben tots sols,
sense cap amor van passant pel món.

Vull alçar la veu, per cantar als homes
que han nascut dempeus,
que viuen dempeus,
i que dempeus moren.

Vull i vull i vull cantar.
Avui que encara tinc veu.
Qui sap si podré demà.

Però avui només tinc vint anys.
Avui encara tinc força,
i no tinc l'ànima morta,
i em sento bullir la sang...

Ahora que tengo veinte años, ahora que todavía tengo fuerza, que no tengo el alma muerta, y siento que me hierve la sangre.

Ahora que me siento capaz de cantar si otro canta. Hoy que todavía tengo voz y todavía puedo creer en dioses (Dios)...

Quiero cantar a las piedras, la tierra, el agua, al trigo y al camino, que voy pisando. Por la noche, al cielo, a este mar tan nuestro, y al viento que por la mañana viene a besarme el rostro.

Quiero levantar la voz, por una tormenta, por un rayo de sol, o por el ruiseñor que debe cantar al atardecer.

Ahora que tengo veinte años, ahora que todavía tengo fuerza, que no tengo el alma muerta, y me siento hervir la sangre.

Ahora que tengo veinte años, hoy que el corazón se me embala, por un momento de estimar, o al ver un niño llorar...

Quiero cantar al amor. Al primero. Al último. Al que te hace sufrir. Al que vives un día. Quiero llorar con aquellos que se encuentran a solas, sin ningún amor van pasando por el mundo.

Quiero levantar la voz, por cantar a los hombres que han nacido de pie, que viven de pie, y que de pie mueren.

Quiero y quiero y quiero cantar. Hoy que todavía tengo voz. Quien sabe si podré mañana.

Pero hoy sólo tengo veinte años. Hoy todavía tengo fuerza, y no tengo el alma muerta, y siento que me hierve la sangre...

3 comentarios:

Joaquim dijo...

Hace treinta que los tuve, pero la canción me sigue pareciendo preciosa. ¿Será que aun soy joven?
Salut xiqueta!

Awake at last dijo...

ES, Joaquim, es que aún somos jóvenes.

Un abrazo de los de verdad.

tatus dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme tajuancha@gmail.com
Exitos con tu página.
Un beso
tatiana.