5.2.09

Sincronicidad (again)

A. E. murió finalmente. La iglesia estaba a rebosar, todos hablaron maravillas de ella (con razón), la homilía fue bastante aceptable, lloramos lo indecible... Pero lo que verdaderamente me dejó temblando fue oír cómo empezaba a sonar "La mañana", de Grieg, tan parecida en espíritu a "The lark...", la luz ascendiendo sobre la oscuridad, dejándola atrás. No se veía a nadie, pero sabía que era directo porque metieron la pata en un sostenido, :-) , después del cual todo marchó como un reloj. Y entonces el mundo se paró. Cuando acabó el funeral, supe que había sido idea de A., el mejor amigo de A. E., profesor de música. No podía ser de otra manera.


6 comentarios:

teresa dijo...

Sólo puedo decir: un abrazo muy fuerte!

fridwulfa dijo...

MUAS y requeteMUAS, chiqui. Acá tamos para lo que sea menester

Lord Eggs dijo...

Cuando yo me muera, para evitar que me velen en un ambiente deprimente (¿por qué habría de ser depresivo mi funeral? ¡Si me acabo de morir! I rest my case, your honour...) en mi testamento está claramente estipulado que deben de colocar a manera de música de fondo en cualquier servicio funeral que dure más de 5 minutos las canciones "Puto" de Molotov, "In the mood" interpretada por David Lee Roth y "Still Alive" en la voz de GLaDOS (esta última es mi más reciente adición a mi testamento).

No cabe duda: soy un perversito. Y mis herederos se las verán en figurillas para encontrar esas canciones dentro de 60 años.

Estuve a punto de colocar que quería escuchar en mi tumba la Obertura 1812 de Tchaikovsky, pero me contuve porque, después de todo, voy a estar muerto y no podré escucharla. Además, no podría disfrutar la cara de mis deudos cuando suenen los cañonazos. Probablemente finja antes mi muerte para observar esa reacción. Mhh... interesante concepto... tendré que masticarlo un rato.

Joaquim dijo...

Un petó

Gacela dijo...

Un abrazo fuerte, Awake.

Awake at last dijo...

Un abrazo a todos, :-)