1.9.07

Peinado Bergman-Hemingway

Se deja crecer el pelo por PURA VAGANCIA hasta que se sale de madre y te hace parecer Mowgli en horas bajas.

Se mira una al espejo con cierto hastío, y su mirada aburrida se desplaza por los geles, los cepillos... hasta que descubre unas preciosas tijeras medianas de mango negro que yacen en el fondo de la cesta. Y ya que están, decide cortar esa puntita del lado derecho que tanto sobresale.

Riiiiiiiiiiiiiik.

El mechón cae como una pluma. Se observa el efecto conseguido: cero. Tal vez sería conveniente una segunda incursión, quizás en dos o tres partes, total, tampoco va a pasar nada.

Riiik, riiiiiik, riiiiiiiik.

Los matujos informes van desapareciendo. Crece la imprudencia. Si la Bergman pudo llevar un pelo así en "Por quién doblan las campanas", ¿por qué tú no? (el hecho de que tu cara sea lo más parecido a un pan de Burgos no es un impedimento relevante)

Raca, raca, raca, raca, raca, raca,raca, raca, raca... raca, raca, raca, raca, raca... RACA.

Hay pelos hasta en el techo. La cabeza te pesa menos. Llamas al séptimo de caballería para que te arregle la parte trasera (lo has intentado, pero la excesiva cantidad de pelo que te has llevado en la tentativa te ha hecho desistir de inmediato)

Et voilà! En menos de una hora (y seguramente gracias a la intervención de tu Ángel Llongueras de la Guarda) luces una linda cabecita que te maravilla todas y cada una de las seiscientas veintisiete veces que te jodes el cuello intentando obtener una panorámica completa. Y es que cuando una vale...

5 comentarios:

Ainalma dijo...

Ostres, estàs com una cabra... Ja et veuré, ja.

Awake at last dijo...

No sé yo, todo depende de la actividad de los duendes, ya sabes...

XDD

Mks.

IVÁN REGUERA dijo...

¿Y la foto del resultado?

clementine dijo...

Lo mismo digo, este post sin foto no vale nada :P

Awake at last dijo...

Iván, Clem, jeje... otro día, tal vez, :-D, pero digamos que es similar al de la señorita Kubelik (salvando las kilométricas distancias, clarostá)

Besos a los dos!