15.6.06

s/t

Más de cien, más de cien pájaros se juntan aquí cada atardecer, y no exagero. A la hora en que el aire huele a besos invaden mi espacio aéreo, como un enjambre inocuo. Parecen F-16 en miniatura, al ras de las cornisas, en parábolas inabarcables, piando sin parar en explosión de júbilo, protones locos de la atmósfera. Más de cien, al atardecer.

7 comentarios:

Deyector dijo...

Dan miedo ¿verdad?

Saravá dijo...

Mientras no sean palomas, tudo bem!

Gacela dijo...

E incluso aunque fueran palomas, por qué todo el mundo las odia??? Yo soy de las que de chiquita me dedicaba a darles mis patatas fritas para que se formara un remolino a mis pies... :-)

Awake, quiero foto!

pab dijo...

Este es uno de esos posts que los lees y te trasladan a otro lugar :)

Lo peor es que ahora he olvidado donde estaba antes. ¿Te parece bonito?

terminus dijo...

¿Te has fijado que no hay un sólo choque entre ellos? Si hicieramos eso mismo los humanos...

Besooo

EDu

Amélie Poulain dijo...

Pues a mi me dan una envidia tremenda. En parábolas inabarcables...eso.

Awake at last dijo...

Deye, jejeje, no tanto, pero sí escalofríos, como cuando ves deportes de riesgo.

Saravá, sí, que son pelín cochinas, aunque

Gacela tiene su parte de razón, tenerlas todas a tu alrededor, rururururururu... es maravilloso. En cuanto a la foto, sale fatal, como se mueven tanto y hay tan poca luz...

Pab, por supuesto que me parece precioso haber logrado algo así, incluso diría que estoy levitando un par de milímetros por el piropo, :-)

Eduardo, pues claro, jejeje, y sí, ojalá, pero es taaaaaaan poco probable, jomío...

Amélie, y a mí, es por eso que me quedo boba mirándolos, ains...

Besos a todos!